Moxibustión II

La semana pasada os hablé sobre la Moxibustión, pero no os lo conté todo, me guardé un as en la manga. Y es que la Moxibustión es una terapia muy versátil.

Ahora que ya conocéis los beneficios y contraindicaciones de esta terapia tan potente os explicaré brevemente los diferentes tipos y aplicaciones.

La moxa puede ser directa o indirecta. La moxa directa es aquella que se aplica directamente sobre la piel y puede provocar una pequeña quemadura (intencionada y controlada), y la moxa indirecta, como muy bien su nombre indica, es la que se usa a unos centímetros de la piel para inducir el calor y calentar lentamente el punto o zona sin llegar a quemar la piel.

Hay muchos tipos y técnicas de moxa diferentes, los explico a continuación brevemente para que tengáis un poco más de información al respecto.

  1. La moxa en polvo, es la que se usa de forma directa. Con ella se crean unos conos o bolitas       que se aplican directamente sobre la piel. La moxa en polvo también se combina con jengibre, con ajo, y con sal. Estos tres ingredientes tienen finalidades concretas, y dependiendo del caso se utilizará uno u otro. Por ejemplo la sal ayuda a prevenir o disminuir la diarrea, entre otras patologías y malestares.
  2. La moxa en puro, es la que se usa de forma indirecta, es decir a unos centímetros de la piel sin llegar a quemarla ni producir en ella ninguna marca.
  3. La moxa con aguja es una técnica que combina la acupuntura con la Moxibustión para que el calor penetre en el cuerpo a través de la aguja.
  4. La moxa con caja o aplicador son técnicas en las que se hace uso de diferentes utensilios donde se introduce la moxa. Mediante este sistema se puede producir una gran cantidad de calor sin tocar directamente la piel del paciente.
  5. La moxa con cicatriz tiene la finalidad de realizar una pequeña cicatriz o quemadura de forma totalmente controlada para tratar diferentes patologías y enfermedades. Para esta técnica se usa generalmente moxa en polvo en forma de cono o bolita.
  6. La moxa sin cicatriz es una terapia que puede realizarse con cualquier tipo de moxa explicado anteriormente. La finalidad es tratar el punto o zona afectado sin dejar ninguna marca.

El profesional tiene la responsabilidad y el deber de recomendar el tipo de moxa y la técnica más adecuada a cada persona, dolor, patología o enfermedad. La Moxibustión en una terapia personalizada a cada persona.

Quiero recordar que la Moxibustión es una técnica precisa que debe ser aplicada por un profesional. No intentéis usar esta terapia en casa.

Hasta pronto,

Laura Portella Pons

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *